dialoga en Lima y en Loreto

LOBITOS CINEMA PROJECT

"Lobitos es un lugar pequeño pero hermoso, pues tiene plazas y calles de diferentes tipos, además sus playas, sus hoteles y su gente son amistosas. Lo que más me gusta de Lobitos es su plaza pues allí puedo jugar y hacer los deportes que más me gustan"  Cristian Alexander Córdova Arica (13 años)

Publicado: 2017-05-12


Los que estamos en la búsqueda de darle un sentido a nuestra existencia muchas veces hemos pensado en salir de la zona de confort, arriesgarnos y empezar una nueva forma de vida en la que verdaderamente nos sintamos completos y en paz con el entorno. No es raro encontrarnos con gente que ha dejado un trabajo estable en la ciudad y ha decidido emprender un nuevo camino aunque este esté lleno de incertidumbre. Existen incontables historias de gente que lleva una bitácora durante su viaje por el mundo con tan solo una mochila al hombro y una cámara que funciona como arma de conquista hacia el autoconocimiento. 

Parece fácil pero significa desaprender lo que hemos recibido y normalizado por años y emprender con mucha valentía, un nuevo camino de aprendizaje. En Lobitos playa al Norte de nuestro país, no solo se come pescadito frito y se admira el paisaje esmeralda que regala el mar. Lobitos, una playa de pescadores que ha atravesado por diferentes conquistas, es poseedora de una historia de resistencia. 

Amanda Gonzales y Nicolás Landa comunicadores comunitarios llegaron hasta allí hace tres años. Cada uno en una búsqueda personal y por azares de la vida sus caminos se encontraron mientras paseaban por la orilla de Lobitos. Seducidos por su gente, el paisaje y el espectáculo de cada amanecer,  decidieron trabajar en conjunto el proyecto Lobitos Cinema Proyect en honor al Cinema Novo Brasilero. Así dieron forma al proyecto creando un espacio que funciona en la Villa Militar  y tiene dos grandes objetivos: La Residencia orientada a los profesionales que quieren desarrollar sus propios proyectos (gente que ya viene trabajando brigadas culturales, autocultivo comunitario o colectivos que ya vienen trabajando con diferentes herramientas y en diferentes espacios) y el voluntariado dirigido a individuos que quieren aprender y sumarse a las actividades como talleres de fotografía, documental, serigrafía, actividades culturales y artísticas que involucran a la comunidad lobitana y que funcionan como un engranaje para el aprendizaje de ambos lados. 

En un principio utilizaron el instrumento audiovisual como arma de denuncia y de acercamiento a la comunidad y durante el primer año trabajaron junto con niños de la única escuela en Lobitos desarrollando minidocumentales, exposiciones fotográficas y murales. Más adelante y en base a la práctica y el buen vivir de la comunidad, gente de todo el país y extranjeros se fueron sumando al proyecto (hasta el punto en que ahora el espacio de residencia les queda pequeño). 

También en el camino Amanda Gonzales, directora del documental  La Cantuta la Boca el Diablo ha iniciado un proyecto de recuperación de la memoria de sus pescadores, hombres y mujeres lobiteno que cuentan la historia de esta playa desde antes de la conquista de la petrolera inglesa en 1900. “Memorias de Pescadores” es el trabajo en conjunto con la comunidad y que muy pronto saldrá a la luz. 

De eso y de la historia de Lobitos Cinema Proyect nos hablan Nico y Amanda en esta entrevista que por supuesto trascurrió frente a nuestro océano Pacífico. 

Lobitos


¿De qué se trata el Lobitos Cinema Project?

Nico - Empezamos con la ONG Waves y más tarde llegamos a formar un taller con la comunidad. Hicimos un primer corto que se llamó “Desde el mar”, que se hizo de manera orgánica, luego se hicieron más talleres y se inició como video skate, tabla. Al siguiente año “Mar mujer’, esa era la filosofía: hacer un taller cada verano. En mayo del 2014 y después de varios talleres con el director de Waves USA queríamos hacer un taller internacional. Ahí decidimos en que yo hacía mi propio proyecto, y en ese taller internacional a la que acudió gente de todo el mundo yo era el facilitador. Al abrir el proyecto había pensado en Lobitos Cinema Proyect, por Cinema Novo Brasil, y después nació Lobitos Proyects. Ahí nace Lobitos como el nombre. Ahí me encontré con Amanda y nos juntamos alquilé una casa en la Villa Militar y mi compañera también. Henry, un hijo de pescador, trabajó con nosotros desde el principio y se involucró mucho más, de manera organizada, estaba al servicio de los pescadores contra los petroleros, trabajamos con las escuelas de Lobitos. En el 2015, Amanda, más involucrada, vio una línea de trabajo, y la cosa se puso más seria. Las cosas empezaron a tener más cuerpo. Y así es como hasta el día de hoy el proyecto se ordena. Es un proyecto que trabajamos territorialmente, por ejemplo la caravana Audiovisual pasó por ahí y los acogemos, somos el nexo con las organizaciones interesadas. Hay gente trabajando en cada caleta: Órganos, Talara y vamos tejiendo una red de comunicadores comunitarios y de trabajo comunitario, que finalmente es la propuesta.

En una comunidad como Lobitos tan desigual y desarticulada por su historia y por toda una serie de conquistas que ha tenido, ¿cómo es el trabajo comunitario en Lobitos? ¿Qué tan difícil fue encontrar un intercambio y trabajar en comunidad?


Amanda - Lobitos es una comunidad bien particular, ha sido enclave inglés ha habido una civilización de 6 mil habitantes con una forma de organización y tecnología inglesa y luego han tenido una segunda civilización que han sido militares, son gitanos en su propia tierra. Lobitos está en territorio militar el valle de Primavera está dentro de territorio militar y aunque ahora la comunidad tiene perpetuidad. Es difícil encontrar puntos de encuentro.




u

¿Cuál es la historia de convivencia de los lobitanos? Has dicho Amanda que son “gitanos en su propia tierra”. Cuéntanos su historia de resistencia.
Amanda- Los pescadores tienen idea de resistencia. Los soldados no se llevan entre los pescadores y en medio de eso aparecen los surfers de los 90´s, gente que se pasa la voz y además existen mafias de tierras... a los pescadores los han movido de su sitio hasta cinco veces. Los militares lograron que mucha gente se vaya. Lobitos fue un lugar más en donde llegó el Chino a apadrinar y en una visita logró firmar una sesión del terreno al gremio de pescadores, entonces esas 10 hectáreas están cedidas pero no tienen título. Viven en casas de triplas. También se hizo un proyectó de megahoteles y se frenó porque hubo una alianza entre los pescadores y la asociación de vecinos, lograron cabildear para frenar el asunto.  Entonces estamos hablando de que el que llega con los recursos, el poder, el arma es el que llega a gobernar, el enemigo común: los conquistadores.
¿Cómo funciona la herramienta visual en este proyecto?

Nico - El audiovisual tiene su potencial, hay una generación nueva de chibolos que tienen un manejo de cámaras, encuadre, planos, etc. Un ejemplo es Henry, que se ha ido a Suiza para hacer una exhibición fotográfica. Es un chico de 22 años auspiciado por Olas Internacional y es un hijo de pescador, aquí todos lo respetan. Además trabaja para la ONG y todos quieren ser como Henry y eso es algo súper positivo. Él ahora está asumiendo los talleres y se está empezando a reconocer como un agente comunitario. Orienta a la comunidad gente de toda la provincia. Henry se fue descubriendo solo en su rol de Yo Soy el engranaje que integra entre estas dos poblaciones. 

El audiovisual nos ha permitido reconocernos y utilizar este lenguaje además Lobitos es un lugar visualmente increíble. La cámara y la foto fue el comienzo pero se ha ido trabajando la animación, cine , documental para generar una comunidad y a mí me ha servido para aprender, pesca, naturaleza, ecología, el buen vivir.

¿De qué se trata el proyecto "Memorias de Pescadores"?

Amanda - Ha sido una investigación de dos años junto con Nina Lacan. Es un proyecto comunitario con metodología participativa, con pescadores hombres y mujeres con el fin de recoger las historias más antiguas.  Memorias de Pescadores trata de reconstruir la historia de Lobitos desde la voz de los pescadores. En Lobitos solo hay un libro de historia pero contada desde las petroleras. Hay temas de reconocimiento de comunicación comunitaria, la investigación final presentará un documental y un libro fotográfico. Los talleres vienen siendo parte de la investigación y el vínculo con la comunidad para tener un trabajo ético y no robarnos la voz de los protagonistas. Por eso la investigación ha sido lenta y participativa, hemos validado fase por fase y la hemos vuelto infografía, lo tradujimos a un lenguaje audiovisual, así ellos han podido validar paso a paso. Este fondo que hemos recibido de la PUCP ha servido también para un libro fotográfico con los testimonios de los pescadores. El resultado final de todo este camino será un libro fotográfico y un documental. Lo que también queremos es poner el libro en PDF para que llegue a todo el mundo y ayudar a la comunidad con la venta del mismo.

Las memorias del pesacador

lobitos cinema proyect

¿Se “empodera” con la herramienta audiovisual? ¿Cómo ha sido para ustedes el proceso de aprendizaje con la comunidad?
Nico - Para mí hay un paternalismo implícito en el término empoderar, preferimos llamarlo participativo y no empoderamiento. Sí hay roles jerárquicos pero no jerarquías. Cuando trabajas en comunidad tienen que desjerarquizar y no imponer porque es un intercambio y flujo, hay un compartir de herramientas y hay un aprender de nuestra parte que es un reaprender que aquí (la ciudad) se ha perdido: la vida sencilla, la paciencia, tener tiempo de conversar, los tiempos “muertos”, estar en paz. Cuando uno llega de la urbe te das cuenta que estás intoxicado y poquito a poquito vas entendiendo que el tiempo urbano y rural es distinto; el tiempo pasa rápido y vuela. Allá las horas son más largas y aquí en la ciudad todo está diseñado por el tiempo, el pescador vive de la naturaleza. Es otra forma de vida porque tú no controlas lo que sucede, ahí la naturaleza es el tiempo. Pero claro también hay gente que llega a la residencia y la pasa mal, necesitan su agua caliente, no se acostumbran al trabajo en comunidad.
¿Cómo podemos participar en este proyecto?

La convocatoria para la residencia  está abierta. Es para gente que quiera venir a dar un servicio a la comunidad y capacitaciones con diferentes herramientas. Ahora estamos en un segundo momento en donde los chicos quieren capacitaciones en el tema laboral, quieren cosas más serias, para eso depende de la gente que venga por ejemplo gente que hace serigrafía y eso también es un medio de vida. Después de las lluvias y los huaycos queremos trabajar con la comunidad y ver las principales necesidades.


Más información aquí:

https://www.lobitoscinemaproject.com 

https://www.facebook.com/Lobitos-Cinema-Project-697455040327582/


Escrito por

Inés Ruiz

Soy comunicadora, documentalista, e investigadora en temas de género y derechos humanos.


Publicado en